Con la tecnología de Blogger.

¿Y qué tiene de malo lo popular?




Al igual que los reality basura, la música pop es sumamente marginalizada y como yo tengo debilidad natural por los underdogs, aquí mis razones para defenderla.

Mi amor por la música pop no es secreto ni lo ha sido nunca, bastantes veces aquí he declarado la emoción que me produce una canción de los Backstreet Boys, o lo mucho que amo a Lady Gaga (BORN THIS WAY BABY!), por más que pasen los años y más que aprenda de música todavía no consigo qué tiene de malo una letra pegajosa, unos beats bailables y una buena coreografía y es que el que no haya cantado al menos una vez un Call Me Maybe a todo pulmón que lance la primera piedra.

Este mal no es un mal de hipsters, es un mal de todos: Cuando surgieron los Beatles - aquellos a quienes muchos de los principales detractores de la música pop toman como bandera - salieron miles y millones diciendo que aquello no era música, que qué le pasaba a esos flacos de pelo largo, que esas letras no significaban nada y así podemos seguir, seguir y seguir. Pero a decir verdad, ¿Qué son los Beatles? Música popular a todo dar. No me van a decir que "I Wanna Hold Your Hand" es una canción con un significado mucho más profundo que el de "Teenage Dream" de Katy Perry ¡Claro que no! No existe cosa más popular que los Beatles, literalmente, por algo tienen el título de los artistas con mayores ventas en la historia.

¿Y qué era popular antes de los Beatles? Sinatra, Elvis, Buddy Holly... Música que no tiene otro nombre que POP. ¿La música pop es prefabricada? ¿Cómo piensas que surgieron Diana Ross y The Supremes? Como un producto cuidadosamente elaborado ¿La música pop tiene demasiado contenido sexual? Hola, ¿Se acuerdan de los movimientos de cadera de Elvis y la controversia que ello llevaba? Ahí lo tienen ¿Dónde están sus argumentos ahora?

Lo cierto es que la idea de que la música actual es mala no es nada nueva, se trata simplemente de una brecha generacional, y si no me crees pregúntale a tu papá qué pensaba tu abuelo de la música que él escuchaba. Estamos acostumbrados a pensar en el pasado como algo más bonito, cuando la verdad es que, en el caso del pop, las diferencias no son tan grandes.

El caso es que la música pop se llama de tal manera por la simple razón de que es popular, está apuntada hacia un público mucho más amplio, y nos guste o no, a la mayoría de la gente no le interesa analizar una canción de principio a fin, no sabe de grandes obras musicales, ni tiene el tiempo o la voluntad para ahondar en piezas maestras, de lo contrario, bandas como Sigur Rós serían muchísimo más conocidas y apreciadas de lo que en verdad son - aún recuerdo la vez que alguien me dijo que "Glósoli" era música de ascensor. La música pop es popular por la simple razón de que apela a tus sentimientos más básicos, es sencilla, por lo general es alegre, es algo con lo que te puedes identificar de inmediato y por sobre todas las cosas, es entretenida.

No hace falta que lo pienses ni lo analices mucho, al escuchar una buena canción pop esta se te pega casi de inmediato - Piensa en cuánto tiempo te tomó sacarte de encima "Oops! I Did It Again" la primera vez que la escuchaste - y no se va de tu cabeza, te hace bailar, te hace cantar, te hace, por sobre todas las cosas, sentir feliz, porque de eso se trata: De que sea algo tan básico, tan general, que puedas aplicarlo a tu experiencia personal desde el primer momento.

Piensa en el pop como el horóscopo de la música ("Un hombre moreno te piensa"), está hecho para llegarte, de alguna manera u otra, ya sea porque en este momento sólo estás pensando en la rumba del fin de semana o en ese amor platónico que debería estar contigo y no con su novi@ de mierda.

No tiene ciencia, no tiene profundidad, es simplemente una buena canción que te hace mover los pies un rato y de verdad, yo les pregunto ¿Qué de malo tiene sentirse bien? Sé que por más que ame a The Temper Trap no quisiera escucharlo estando en una fiesta, no, lo que quisiera escuchar es algo tipo Shakira, un poco de Madonna, y por supuesto, hasta Nicky Minaj, lo que sea que me haga bailar y desinhibirme, porque para eso es que estamos.

De verdad siento que tenemos que aprender a apreciar la simplicidad, la capacidad de no pensar en algo relevante por un rato y el darle vacaciones al cerebro. Sólo hace falta que bailemos un poquito de Rihanna y Gangnam Style para que nos sintamos algo mejor con nosotros mismos, y es que de eso se trata, de ser optimista, de bailar, de sentir la música en el hueso y moverse hasta que te duela, con un chorro de energía recorriéndote las venas.

Así que escuchemos algo de Beyoncé, bailemos y seamos felices, porque no hay nada más lindo en la vida que eso.

1 comentarios:

juroquenoalucino dijo...

absolutamente cierto, para mi padre nada que no suene a tango era digno de ser escuchado.. ni decirte lo que pensaba del reggaeton.

feel pop.